RSS2.0

1 de septiembre de 2005

Conoce a tu enemigo (Segunda Parte)

En la actualidad, a nivel profesional y audiófilo, el CD no ha conseguido desterrar al vinilo, y siendo objetivos, queda una porción reducida del mercado que sigue consumiendo vinilo. Inevitablemente, al vinilo todavía le queda vida. Para convencerse, no hay más que ver los diseños de giradiscos que se muestran a la derecha.


Croft Aida


Esa reducida y exclusiva porción del mercado ha dado lugar a una curiosa cantidad de productos de alta y muy alta gama que cuanto menos suponen un reto a nivel de diseño, y una ocasión perfecta para llegar a técnicas "esotéricas" como el uso de baterías y componentes de alta precisión y ultra bajo ruido. Es un ejemplo de la alta calidad que se obtiene cuando no existen las limitaciones que impone el mercado de consumo.


Acoustic Signature Analog One MKII


Sin embargo hay, como en todo el high-end, diseños que no justifican suficientemente su coste y que se basan en habitualmente en márketing, como el uso de componentes de altísima calidad y fama entre los audiófilos, la fabricación con un diseño estéticamente atractivo, la utilización de materiales de muy alta gama...


Signature Gold


Hay un punto concreto que el CD no supera de manera obvia al vinilo, a pesar de que tecnológicamente es mucho mejor el CD. Por motivos que no vienen al caso, la parte aguda es difícil de grabar correctamente en digital, por ello surgieron las técnicas de noise shaping, el terrible dither, y por eso los nuevos formatos digitales han extendido su ancho de banda a 96kHz, para poder mantener la calidad al final de la banda audible (y más allá).


Basis 1400


Nadie puede dudar de la complejidad de la audición, y de los muchos efectos no obvios que producen los agudos, desde estrés sonoro hasta somnolencia. A partir de 10kHz ya todo es sumamente complejo, ya que los efectos de enmascaramiento, pérdida de sensibilidad,etc... son muy grandes y resulta difícil para un investigador de la psicoacústica aislar un factor que cree un efecto cuantificable a nivel de audición. Pero no podemos olvidar que el sonido es un conjunto, cuando falla una parte falla todo.


Gabriel MkI


Históricamente, éste ha sido el principal argumento en favor del vinilo. En defensa del CD, hay que decir que su principal lacra es que en los discos superventas de consumo no se presta demsiada atención a la calidad, y que las muchas correcciones de DPS, ecos digitales principalmente, ensucian y crean una especie de "fondo de ruido" acorde con la música, que no llega a ser audible si no se le presta atención, pero que está ahí enmascarando otros sonidos... se crea un barullo de fondo. En grabaciones de discográficas estilo Telarc, Decca, Audioquest, etc.. donde se presta suma atención a todos los pequeños detalles esto no pasa, y ahí es donde un CD con un buen conversor sí puede superar a un vinilo.


La Platine Verdier


En general, la menor presencia de giradiscos, agujas, cápsulas y preamplificadores de consumo hay día hacen que la calidad media de un equipo de disco de vinilo sea mayor a la de un CD normal. Quizás la mayor calidad de los componentes dé una mayor calidad final de sonido, Quizás sea todo mental y sea una predisposición, en el fondo el cuidado que requiere la preparación, escuchar el ruido de la aguja cayendo sobre el disco, los cliks de las motas de polvo, la unicidad de cada audición, la nostalgia... tienen un toque de exclusividad sobre la frivolidad de escuchar un CD en una minicadena.


Clear Audio Evolution


Tiene algo de especial el sonido del vinilo.


No hay comentarios: